El director regional de DAI para América Latina, David Johnson, visitó recientemente Brasil para facilitar varios talleres de capacitación. Luego del primer taller en Sao Paulo en noviembre de 2012, el viaje más reciente de David a Brasil comenzó en Porto Alegre a mediados de junio de este año. Tras la finalización de los encuentros, se está trabajando en varios retos y mejoras que traen mucho entusiasmo. La relación de la directora ejecutiva de DAI, Jane Overstreet, con un obispo metodista ha abierto las puertas para otro taller que se llevará a cabo en un convento situado en una colina desde donde se observa la parte principal de la ciudad.

DAI actualmente apoya el desarrollo de liderazgo entre los pastores de la Iglesia Metodista Unida. Al momento, la principal necesidad de la denominación a nivel mundial, es la falta de un liderazgo sólido. Más o menos hace un año, la Iglesia Metodista Unida fue testigo de la influencia de DAI en los líderes africanos, entonces se asoció con DAI para el desarrollo de líderes dentro de la denominación en América Latina. Los cambios, el crecimiento y sus implicaciones, son en pocas palabras, los retos que enfrenta la IMU; también la desintegración de la familia y el desgaste de los líderes eclesiales son preocupaciones que afectan a las comunidades latinoamericanas.
En su última visita a Porto Alegre, donde ayudó con la segunda parte del taller de DAI, David vio algunas mejoras promisorias desde su última visita. En las dos ocasiones, los participantes fueron principalmente, pastores, y muchos de ellos usan los recursos de DAI o incluso ya lo habían enseñado antes del segundo taller. En total, participaron 40 personas, entre las cuales se encontraron un director de una escuela secundaria, una pastora de mujeres, un pastor de hombres y el pastor de una iglesia en la frontera entre Uruguay y Brasil, ¡así como un diseñador de modas!

Américo Saavedra colabora con David en las capacitaciones de DAI en América Latina. El material que tanto Américo como David compartieron con los líderes se concentran en tres puntos básicos: el primero es entender los estilos de liderazgo. DAI les muestra a los líderes la importancia de comprender con quienes trabajan y cómo Dios quiere usarles en el ministerio. El segundo punto es la importancia de la planificación. Muchos líderes no entienden la importancia de una declaración de misión y visión para su iglesia. El material de planificación estratégica ha ayudado a muchos a poner a sus iglesias en movimiento. En tercer lugar, Américo y David hablaron de la necesidad de un liderazgo de servicio. Una de las cosas más importantes que compartieron se concentraba en descubrir los estilos de aprendizaje y los dones de los miembros del equipo, y ver cómo prosperan. El énfasis en la gente, no en las tareas además les ha cambiado radicalmente la mentalidad. Muchos comprendieron que todas las personas han sido creadas a la imagen de Dios, por lo cual, todos son valiosos.

En este segundo viaje, David se sintió impresionado por la sensación de camadería que se ha desarrollado. Él se sintió mucho más vinculado y los facilitadores se sintieron mucho más incluidos que antes.

Leave a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *