Misión a Bordo (Mission Aboard)

Una reflexión por David Johnson, Consultor Senior de DAI para América Latina

Hace una semana, estaba desembarcando de una gira de una semana a bordo de un barco llamado 'Evangelista', con una cincuentena de compañeros de viaje. Nos encontramos subiendo el inclinado terraplén del afluente del Amazonas, el río Ucayali, en la ciudad de Pucallpa, Perú.

Estábamos agotados, sucios, acalorados, y tristes porque ahora teníamos que decirnos adiós. Fue una semana extraordinaria. Esa mañana, mientras el barco se abría paso río abajo, evitando cuidadosamente los bancos de arena ocultos, cada uno de nosotros compartió sus pensamientos acerca de la semana. Para muchos, las lágrimas también fueron algo para compartir.

Sólo seis días antes, la mayoría de nosotros no se conocían. La mayoría era de varias ciudades y pueblos de todo el Perú, pero había otros de Puerto Rico, Venezuela, Ecuador, e incluso dos de los Estados Unidos. Muy pocos habían visitado la cuenca del Amazonas y menos aún habían estado nunca en un pueblo de una de las tribus amazónicas.

Fue una conferencia de misiones flotando en un barco que pertenece a la primera iglesia jamás establecida en Pucallpa: la Iglesia Evangélica Misionera de Pucallpa. Durante el año, este barco fluvial alberga una gran variedad de actividades del ministerio, todas dirigidas hacia el vasto número de grupos tribales que viven a lo largo de este sistema de afluentes, que desembocan en el río Ucayali y terminan en la Amazonia. Evangelismo, atención médica y educación para la salud, proyectos de agua potable, y mucho más para llevar a cabo. Y todo eso toma su base en esta plataforma flotante dedicada a compartir el amor de Dios a aquellos que no han tenido muchas –si es que alguna– oportunidad de escuchar las buenas nuevas de Jesucristo.

La conferencia es resultado de un consorcio de organizaciones: casi la totalidad de la dirección, la preparación, la enseñanza y la logística son proporcionados por voluntarios peruanos que con sacrificio dan de su tiempo porque creen tan firmemente en la causa y la estrategia de dicha conferencia. RAP (Red Amazónica Peruana) es el nombre dado al consorcio, y se compone de varias organizaciones peruanas e internacionales: Asociación Segadores, Iglesia Evangélica Misionera de Pucallpa, Misión Suiza, Apoyo, Red Transamazónica, Centro de Mobilización Misionera de Pucallpa, y otros que trabajan junto con diversas asociaciones de pastores tribales.

Durante partes de cada día, tuvimos diversos talleres: La Base Bíblica de las Misiones, El corazón de Dios para las misiones, El apoyo a su misionero, Trabajar entre las comunidades nativas del perú, Estrategias para trabajar en las comunidades tribales. Había películas por la noche, como “El niño de la paz” y “Ee-tow!”, que demuestra cómo Dios ha trabajado entre los grupos tribales en otras partes del mundo. Pero también pasamos tiempo en varios pueblos, experimentando de primera mano la realidad de la vida en estas comunidades aisladas y poniendo en práctica algunas de las cosas que habíamos aprendido en las "clases".

Hacia el final de la semana nos dividieron en equipos, y a cada uno se le asignó un pueblo en el que llevar a cabo un proyecto de investigación. Era la oportunidad de probar algunas de las metodologías de las que oímos hablar durante las sesiones de entrenamiento. El pueblo al que fui asignado fue Flor de Ucayali, situado en el río Ukukinia, que es un afluente del Ucayali.

Para mí, este equipo fue un reflejo de cómo Dios está movilizando a la iglesia peruana en las misiones. Nuestro capitán del equipo fue Ingrid, la coordinadora de un programa de misiones en su iglesia en Lima. Marianna es la esposa del pastor asistente de una de las iglesias más grandes de Lima: ella y su marido dejaron sus dos niños pequeños con sus padres (por primera vez en la vida) porque creen que Dios podría estarles llamando a las misiones; su marido lloró abiertamente el día que volvimos, al tiempo que nos decía cómo Dios le habló a través de la historia de Jonás para abrir su corazón a estas personas y a las misiones. Nilsa, cuyo esposo es pastor de una iglesia en Puerto Rico que tiene misioneros en el Medio Oriente, Asia Central, España, Perú y otros sitios, dirigió el taller sobre "El apoyo a su misionero." A la espera en el aeropuerto, ya para salir, ella dijo: "He estado trabajando con los misioneros durante años, pero ahora conozco las increíbles dificultades y obstáculos que enfrentan a diario". Kurt es un profesor y maestro de educación física en una universidad en la sierra peruana, el cual siente que Dios le está llamando a las misiones. Sofía es pastora de misiones en una iglesia en Machala, Ecuador, y ella sabe que está llamada a las misiones, así que está en el proceso de formación de todo un grupo de gente joven para misiones mientras espera que su iglesia le de la luz verde para seguir. Otro hombre con el nombre de Kurt, un estudiante universitario estadounidense de 20 años de edad, tiene parientes misioneros en Perú y está viviendo con una familia peruana para aprender más español este verano; su "madre" peruana en esta conferencia sin que él lo supiera! …acabé siendo su traductor por esta semana. Zaida, quien es una de los líderes fundamentales en la organización de esta conferencia y además la persona clave en la logística del equipo de planificación. Y por último estaba yo, que escuché acerca de esta conferencia cuando me invitaron a Pucallpa para hacer un taller de capacitación de liderazgo para y con un grupo de líderes que Américo Saavedra y el equipo APOYO de HCJB Global habían estado trabajando por varios años. Fue ese grupo de líderes entrenados por APOYO quienes habían dado origen a la iniciativa de la Misión Abordo.

Mi tesis de maestría fue sobre asuntos de choque cultural y entrada transcultural, así que estaba intrigado por ver cómo se desenvolverían todos los obstáculos interculturales relacionados con llegar a los grupos tribales. "Recuerda", dijo Irma durante nuestra orientación acerca de esta tribu, "estas personas no son tan cálidas y emocionales como nosotros: ellos sólo se dan la mano; no se abrazan o dan besos de saludo, y los hombres deben tener mucho cuidado de no tocar a las mujeres, o viceversa".

El problema del lenguaje salió rápidamente a la superficie. En la organización de algunas actividades para los niños se hizo evidente que el español, aunque se enseña en las escuelas patrocinadas por el gobierno, no siempre se entiende, así que una de las madres más jóvenes tuvo que ser reclutada para traducir. También se hizo notar nuestra tendencia a enfocarnos en las metas y no en las relaciones. Ellos era silenciosos y nosotros éramos bulliciosos. El jefe tribal, a quien siempre hay que buscar primero para obtener permiso para cualquier actividad en la tribu, nos recibió con gran escepticismo y estaba claramente incómodo con estos "extraños" que se mantenían disparándole preguntas. El equipo, compuesto en su mayoría por peruanos, descubrió que eran extranjeros en su propio país.

La trama preparada por Dios estaba a punto de ebullición en nuestros corazones y mentes. Dios juntó a unos cincuenta extraños con el fin de plantar en nosotros las semillas para la transformación de nuestra visión de mundo, de nuestra comprensión acerca de su Reino y de la alineación de nuestro corazón con su corazón para los no alcanzados.

Lo más importante que me llevé conmigo fue ver cómo las semillas de mentoría y formación plantadas a lo largo de varios años por Américo Saavedra y el equipo de APOYO sobre un pequeño grupo de líderes en Pucallpa condujeron al nacimiento de inesperados y maravillosos ministerios que están tocando a miles de personas. Los hombres y las mujeres que vieron más allá de su propia iglesia, de su propia denominación, de su propia gente, de su propio país, y que aprendieron a construir redes y equipos para hacer las cosas que cualquiera de ellos nunca podrían haber hecho por su cuenta… Ellos se habían convertido en constructores del Reino, con “R” mayúscula, dispuestos a servir, ir y hacer, lo que sea y dondequiera que el Rey les indique.

Leave a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *